DIY: un camino de mesa original

El verano ya ha llegado y nos ha dejado con muchas ganas de vacaciones, piscina y sobre todo de pasar tiempo con familiares y amigos. ¿Y qué mejor forma de hacerlo que en comidas o cenas? Esta vez os proponemos un proyecto en el que puede colaborar toda la familia proporcionando un poco de color a esas comidas o cenas que tenemos planeadas para este verano con un camino de mesa, sencillito y que aviva la atmósfera. ¿Os apuntáis?

 

Cómo crear un camino de mesa colorido

 

Lo primero de todo. ¿Qué es un camino de mesa? Los caminos de mesa solían ser un complemento al tradicional mantel que ayudaba a dar una imagen distinta. Últimamente, los caminos de mesa, pueden usarse solos, a modo de sustituto del mantel, dando un toque más minimalista y moderno y haciendo resaltar las cualidades de la base de la mesa, como la madera de la cubierta. También se utiliza para resaltar los elementos principales del banquete ya que la visión se enfoca al elemento central de la mesa.

¿Qué vamos a necesitar?

 

¡Pongámonos manos a la obra!

 

Pasos para hacer un camino de mesa original

En caso de haber comprado un trozo de tela, el primer paso es doblar la tela por la mitad, coserla y plancharla. Si hemos comprado un camino de mesa ya hecho, saltamos este paso. Lo único que debemos hacer es pensar en un diseño para nuestro camino de mesa. Nosotros hemos escogido madroños de 3 colores diferentes: azul, fucsia y amarillo para darle color y usarlo este verano en nuestros desayunos y meriendas.

Los madroños de diferentes colores aportan un toque divertido pero estiloso a un camino de mesa blanco que puede resultar demasiado sobrio. En nuestro caso, agruparlos juntos en los extremos dejando 15cm de distancia entre el extremo y los madroños resultó ser la mejor opción superponiendo uno al otro.

 

Situamos primero el primer fleco de madroño azul, cosemos o pegamos, situamos encima de la tira azul, la amarilla y repetimos el proceso. Por último, solo necesitamos poner la tira fucsia encima de ambas.

 

 

 

Podemos repetir este proceso en la parte más cercana al centro para que no quede vacía dejando 20cm de espacio entre los madroños. También puedes añadir al diseño unas flores termoadhesivas coloridas, unas aplicaciones de colores o coser picunela u ondulina alrededor del camino de mesa o en el interior haciendo un dibujo geométrico.

 

 

Si el camino de mesa ha acabado algo arrugado, podemos plancharlo. Y ya lo tienes listo para sacar tus merendolas o súper desayunos y comer relajadamente tomando un té o café.