DIY: crea tu bolsa de tela para la compra plegable

¿Has pensado en qué quieres ayudar a proteger el medioambiente, pero no sabes por dónde empezar? Además de reciclar, hoy os proponemos hacer una bolsa de tela para vuestras compras en el mercado que no solo ayuda a proteger el entorno, si no también protegerá nuestro bolsillo.

 

DIY: CÓMO HACER UNA BOLSA DE TELA PARA LA COMPRA

Antiguamente, se solían llevar bolsas de tela al mercado para echar todo lo que comprábamos en lugar de que el propio supermercado nos proporcionase bolsas de plástico, que actualmente debemos pagar. Con el fin de ayudar al medioambiente y reducir el consumo de plásticos, tener una bolsa de tela plegable a mano puede ser nuestro mejor aliado. Y como siempre solo necesitamos un poco de tiempo y paciencia; quedará tan chula que serás la envidia del mercado. ¿Vemos cómo hacerla?

Materiales para nuestra bolsa de tela plegable

 

Crea tu bolsa de tela para la compra: paso a paso

Vamos a empezar con la base de la bolsa de tela, recortando dos rectángulos de 30 x 40cm. Para que la bolsa quede más rígida, podemos ponerle entretela termoadhesiva e incluso forrarla.

Cortaremos otros 2 rectángulos de entretela con las mismas medidas que la base de la bolsa y los uniremos con hilvanado o alfileres a la tela estampada para plancharlos. Además, si queremos que la bolsa quede perfecta, podemos ponerle un forro, cortando otros dos rectángulos con las mismas medidas que la base de la bolsa.

En total debemos tener 6 piezas: 2 de la tela base, 2 para el forro y 2 de entretela.

 

 

 

Al hacer esto, nuestra bolsa quedará mucho más estable y rígida, pero será más complicado plegarla y recorgerla. Así que, aconsejamos solo forrarla o entretelarla, no ambas a la vez, ya que quedará demasiado gruesa para doblarla.

 

 

 

Creación del bolsillo para guardar la bolsa

Una vez hemos pegado la entretela, podemos empezar con el bolsillo donde la guardaremos una vez plegada. Para hacer que nuestra bolsa sea plegable, debemos crear un pequeño bolsillo triangular que situaremos en una de las esquinas inferiores. Para crear ese bolsillo, recortaremos dos triángulos de 16 cm x 16 cm. Os recomendamos dejar un centímetro más para que coserlo sea más fácil.

Con los triángulos cortados, solo tenemos que coserlos juntos dejando abierta el lado más largo, para posteriormente hacerle un dobladillo por donde pasará el cordón.

 

 

 

No os asustéis que es más simple de lo que parece 😉 . ¡Ya queda menos para acabar!

Volvemos a los trocitos de tela que habíamos cortado para la base y los cosemos juntos dejando el lado superior abierto. Una vez cosidos, le damos la vuelta y en una de las esquinas inferiores situamos el bolsillo, cosiéndolo solo por el pico.

 

 

Cómo poner forro a la bolsa

¿Recordáis que cortamos tela para hacer un forro? Es hora de coserla junta y sin darle la vuelta, la introducimos en la bolsa.

 

 

Lo próximo que debemos hacer es hacer otro dobladillo más para dejar la bolsa cerrada.

 

 

 

Últimos retoques para nuestra bolsa de la compra

Lo único que nos queda por hacer es poner las asas en la parte superior y pasar el cordón por el dobladillo del bolsillo.

Un pequeño consejo para pasar el cordón es usar horquillas de pelo o imperdibles pequeños, que enganchados al cordón, hacen que sea más fácil detectar por donde va el cordón y que no se quede a mitad de camino.

Para coser las asas de la bolsa, vamos a utilizar cinta de 1 metro, que, al cortarla por la mitad, nos da como resultado dos cintas de 50cm perfectas para hacer de asas. Al coserlas, es muy conveniente coser un rectángulo y después en equis para darle más estabilidad.

 

 

 

 

Por último, solo necesitamos pasar el cordón por el dobladillo que hemos dejado abierto por los lados y después por el prisionero, que anudaremos posteriormente si así, lo preferimos.

 

 

 

 

Y ya está, ¡ya tenemos una bolsa de tela sostenible lista para todas nuestras compras!

Podéis usar telas lisas, estampadas, de algodón, tergal, loneta, etc. La imaginación será vuestro mayor aliado 🙂